Suscribete

La paradoja de la venta de alcohol en Marruecos

La venta de alcohol es una de las paradojas de Marruecos: se prohíbe su “venta a un musulmán” (en ley que data de la época del Protectorado francés) pero se fabrica, se exporta y se vende en todas las ciudades de Marruecos en operaciones perfectamente legales y sujetas a la fiscalidad como cualquier otro producto.
  En Marjane, la principal cadena de supermercados de Marruecos, con más de 30 grandes superficies, se ha dejado de vender el alcohol desde el año pasado, a pesar de ser una importante fuente de ingresos.
La medida se toma, para favorecer la convivencia en sus espacios a las grandes familias, según anunció su director hace ya un año.
La otra gran cadena de supermercados Aswak Assalam tampoco vende alcohol.
Sin embargo las bebidas alcoholicas están muy presentes en el país, y se pueden degustar en muchos restaurantes y hoteles.
Se aprecia así en el país, una clara tendencia a la reducción del número de puntos de venta, que tiene su correlación en el descenso igualmente del consumo.
Las razones de esa tendencia del consumo a la baja, se debe principalmente al aumento del precio, es decir, al aumento de la presión fiscal (impuestos). El Gobierno islamista de Abdelilá Benkiran es beligerante con el sector prácticamente desde su llegada al poder, al imponerle subidas de impuestos muy importantes.  En el año 2014 aumentó los impuestos en un 31% en los vinos de crianza y un 80% en los de mesa, el que consume la población con menos recursos. ?El balance de todo ello es un deterioro global en la venta de alcohol, con una caída mayor en la venta de vino, de casi el 50%.  En Marruecos, la venta de bebidas alcohólicas a los musulmanes está prohibida y su consumo público está penado con hasta seis meses de prisión.
En las calles marroquíes no se ven jóvenes ni mayores bebiendo latas de cerveza o vino en las terrazas de los bares o en lugares públicos..
Sin embargo se suele consumir en entornos privados.
La paradoja es que Marruecos tiene un sector vitivinícola importante que produce unos 40 millones de botellas al año y con algunas bodegas de renombre y alta calidad.
El vino forma parte de la tradición de una buena parte de la población.
La consecuencia de las campañas antialcohol, ha llevado a muchos consumidores hacia el mercado ilegal ante la creciente presión social.
Como ejemplo, 17 familias marroquíes en la ciudad de Mohamedia, a 20 kms al norte de Casablanca, han denunciado al supermercado Carrefour por venta de alcohol en el barrio en que residen.
Así pues, el sector se enfrenta a un entorno cambiante y menguante, en el que los productores nacionales tienen crecientes problemas para distribuir y vender su producto en el mercado nacional, y las importaciones se penalizan ante el aumento de los impuestos.
  Fuente: Marruecos Negocios     .

Tal vez le interese:

indegate consulting

Be the first to comment on "La paradoja de la venta de alcohol en Marruecos"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*