Suscribete

El reto de la participación de las mujeres en la economía de los países MENA

A pesar de haber alcanzado la paridad en la escolarización y de tener unos códigos legales que tienden a la neutralidad en materia de género, la participación de las mujeres en la fuerza laboral en los países del Norte de África y Oriente Medio es todavía escasa.
Una situación que se pone de manifiesto en las tasas de desempleo de la población femenina que se muestra elevada incluso entre las tituladas superiores, según las conclusiones del estudio “Mejorar la voz, acción y participación de las mujeres en la economía de Egipto, Jordania, Marruecos, Túnez y Turquía” (Enhancing Women’s Voice, Agency and Participation in the Economy: studies in Egypt, Jordan, Morocco, Tunisia and Turkey, 2015) editado por el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y presentado en Casa Árabe.
Este documento, publicado en abril, compara de manera cruzada la participación femenina en la economía con el análisis de las normas sociales en los países objeto de estudio.
Todos ellos han firmado la Convención para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, en sus siglas en inglés) pero se priorizan prácticas o lecturas más conservadoras de ciertosmarcos legales, civiles o religiosos.
Estas lecturas menos progresistas de los códigos o las barreras socioculturales se revelan como algunos de los condicionantes que impiden en la práctica la incorporación de la mujer de una forma plena a la economía de estos países.
Todo ello hace que se dificulte la capacidad de las mujeres para tomar decisiones, abordar las distintas oportunidades en su vida diaria y profesional, tener voz propia en el ámbito familiar y social o contribuir de una forma más activa en el proyecto de sociedad que quieren compartir.
Una de las ideas arrojadas por Elena Ferreras, coordinadora del estudio desde el BERD, es la existencia de la llamada ‘Paradoja MENA’ según la cual existen unos altos niveles de educación en la población femenina pero esto no hace que la fuerza laboral de las mujeres arroje unos números en consonancia.
Una afirmación respaldada por los datos de los países estudiados: Jordania se sitúa a la cola con solo un 13% de mujeres en el mercado laboral mientras que en el caso de la población masculina es del 60%.
Turquía está en el extremo opuesto, aunque sea con el porcentaje del 30% de mujeres y el 70,9% de los hombres incorporados al mercado laboral.
Ferreras apuntó a algunas cuestiones de base como las limitaciones para obtener un crédito o acceder a la propiedad de la tierracomo condicionantes que ralentizan esta escasa incorporación a la economía.
Además, las mujeres también soportan en general una carga excepcionalmente mayor de trabajo no remunerado (cuidado de la casa, familia o personas dependientes).
El sector público, más estable y con mayores facilidades a la hora de la conciliación familiar, absorbe la mayor parte del empleo femenino en estos países.
Jacques Charmes, director del equipo de especialistas que ha realizado el estudio y presente en la sesión en Casa Árabe, se detuvo en desgranar algunos de los campos estudiados que pueden explicar la citada paradoja.
La igualdad salarial, el acoso sexual, los permisos de maternidad, las profesiones excluyentes para mujeres e incluso la prohibición de trabajar fuera de unas horas determinadas hacen que la desigualdad en relaciones a las oportunidades para hombres y mujeres sea evidente.
Recomendaciones para apoyar el desarrollo de la perspectiva de género Son tres áreas las que este estudio considera prioritarias para el incluir una perspectiva de género.
Por una parte, diseñar proyectos para que el acceso a infraestructuras, especialmente las relacionadas con el transporte, cuente con criterios de género; fomentar eldiálogo político en sectores donde las mujeres confrontan restricciones, previniendo la violencia en espacios públicos y el trabajo; aumentar la presencia de especialistas de género, formando a empleados y especialistas en materia de género.
Autora.
Carmen Chato Fuente.
Atalayar .

Tal vez le interese:

indegate consulting

Be the first to comment on "El reto de la participación de las mujeres en la economía de los países MENA"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*