Suscribete

África en el epicentro de las relaciones económicas

La cumbre Estados Unidos–África que tuvo lugar en Washington DC entre el 4 y el 6 de agosto y que reunió a más de 50 líderes del continente con autoridades, empresarios y demás partes interesadas de los Estados Unidos, constituyó una oportunidad de relanzamiento de lazos económicos más sólidos entre Estados Unidos y África, un continente que, según el FMI, crecerá un 5,8% en 2014. De acuerdo a datos del Banco Mundial (BM), durante la última década, el producto interior bruto (PIB) real de África subsahariana creció a un ritmo mucho mayor que el del resto del mundo.

El lema de la cumbre “Invirtiendo en las generaciones futuras” fue el marco en el que se habló de la creación de nuevas y mejores oportunidades para un continente esencialmente joven. El comercio fue el foco principal, en especial la participación del sector privado en áreas como inversión de capital, infraestructuras, energía y electricidad, agricultura, bienes de consumo y tecnologías de la información y la comunicación. Sin embargo, no faltaron en el tapete, otros temas, algunos sobrevenidos, como el ébola y otros de raíces más profundas y que afectan a la seguridad, la gobernabilidad y los derechos humanos. Significativa fue la inclusión en la agenda del evento de la problemática específica de la mujer africana.

Con anterioridad a este encuentro, en abril de este año, la Unión Europea celebró su cuarta cumbre con el continente africano. En dicha ocasión un total de 90 delegaciones se reunieron para reforzar lazos entre ambos continentes. En la declaración final, además de los temas relativos a las relaciones comerciales, se resaltaron otros como la democracia, el respeto a los derechos humamos, la gobernanza democrática y el derecho al desarrollo como marco de las relaciones entre ambas partes.

Otro gran actor global, China, desde el año 2000 organiza periódicamente encuentros similares en el marco del Foro para la Cooperación entre China y África. El comercio de África Subsahariana con China aumentó en 2013 un 5,1 % con respecto al año anterior.

Esta inflación de encuentros es reflejo del creciente e imparable protagonismo de un continente que bulle en perspectivas, oportunidades, ganas de crecer y dejar atrás problemas que lastran su desarrollo. El crecimiento económico por si sólo no pone fin a las desigualdades que se viven en la región, pero sin él y sin inversión es poco probable avanzar en los éxitos que ya se están materializando en cuanto a esperanza de vida y crecimiento del ingreso per cápita, reducción de la pobreza o disminución de la mortalidad materno-infantil. Estos éxitos son atribuibles, en gran medida, a la inversión sostenida en programas sociales, de educación y de atención a la salud, por parte de gobiernos.

Tal vez le interese:

indegate consulting

Be the first to comment on "África en el epicentro de las relaciones económicas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*